Seguinos

Conversemos: 800-8000-UAM

 

TRABAJÁ CON NOSOTROS    FORMAS DE PAGO

Inicio / “Fui madre a los 19 años y aun así me convertí en profesional” Andrea Sargent, docente UAM

“Fui madre a los 19 años y aun así me convertí en profesional” Andrea Sargent, docente UAM

COMPARTIR

 

 

“Fui madre a los 19 años y aun así me convertí en profesional” Andrea Sargent, docente UAM

Lun, 10/26/2020 - 16:29 -- Patrick

Por Patrick Salas, comunicador UAM.

  • Considera que el mentoring, ayudaría a más mujeres a adquirir seguridad y perder el miedo a carreras técnicas o cargos directivos.

Andrea Sargent, forma parte del cuerpo docente de la Universidad Americana desde hace más de 2 años, específicamente en la Facultad de Ingeniería Industrial. Además de ejercer como docente en esta carrera, trabaja desde hace 5 años como Gestora de Negocios Corporativos y Consultora.

Entre los servicios que brinda como Ingeniera Industrial, están las negociaciones, análisis de procesos, capacitaciones, consultorías y desarrollo de proyectos para diferentes empresas nacionales e internacionales. Por otro lado, cuenta con una Certificación Internacional Management Warehouse y actualmente cursa un MBA con énfasis en Gerencia Industrial.

Sargent es una de las docentes destacadas de la Universidad y conversamos con ella para conocer más de su historia, sus logros, su perspectiva de la mujer en la ingeniería y otros detalles que muchos no conocen:

  1. ¿Qué la llevó a estudiar Ingeniería, de dónde surgió esta inclinación profesional?

Mi pasión por el área de las ingenierías nace desde muy pequeña ya que, al venir de una familia del gremio de educación, mi desarrollo cognitivo y lúdico fue en el análisis e investigación. La vida me llevó a estudiar Educación para I y II Ciclo y luego dentro de mi desarrollo profesional en el área de ventas y teniendo el cargo de Gerente de Zona fue donde el análisis de los procesos, proyecciones de demanda, gestión de personal, distribución y otras áreas relacionadas me llevaron a afianzar mi decisión de estudiar la Ingeniería.

  1. Desde su perspectiva ¿Cuál es el reto más grande que tienen las mujeres en medio de la Ingeniería?

El reto más grande que tenemos las mujeres son los estereotipos de género, una cultura que promueve la falta de confianza en nosotras mismas y la escasez de modelos a seguir son algunas de las causales a los cuales nos enfrentamos día a día.

  1. ¿Qué cree que podría ayudar a que las mujeres se visualicen más en carreras STEM?

La vinculación de mujeres en el área STEM tiene que ir de la mano con la realización de sus aspiraciones y sueños. No es democrático optar por forzar a toda una generación a definir su futuro laboral, únicamente basados en las necesidades del desarrollo industrial.

Sino que, la educación es la clave, pero también, es fundamental que surjan esas mujeres referentes que se conviertan modelos femeninos en los que apoyarse.

  1. ¿Qué considera que debe de cambiar, tanto en la sociedad, como en la parte individual, para que más mujeres se inserten en el ámbito de las ingenierías?

Sin duda, sería importante que empresas ayuden a más mujeres, por medio de programas de mentoring, con el fin de impulsar su seguridad y la pérdida del miedo a las carreras técnicas, así como a postularse a cargos directivos.

Las mujeres más fuertes son las que se ayudan y se apoyan entre sí, para construirnos unas a otras, las que nos impulsamos y tenemos que hacer un frente común para apoyar a las que vienen en este camino.

  1. ¿Qué es lo que más disfruta de su profesión como Ingeniera y también como docente?

Mi trabajo es mi pasión y me ha brindado muchas satisfacciones personales y profesionales, tengo la oportunidad de conocer múltiples procesos, mejoras, desarrollo de proyectos, me permite relacionarme con profesionales de alto nivel, tanto a nivel país, como en el extranjero. La suma de esas experiencias ha generado un valor a mi desarrollo profesional, brindándome un crecimiento integral.

Como académica mi mayor satisfacción es brindarles a mis estudiantes diferentes perspectivas del área con la aplicación de las herramientas y el análisis de datas para la toma de decisiones, ver su crecimiento personal conjuntamente en el profesional.  

  1. Desde el punto de vista docente ¿Cuando sus estudiantes terminan un curso cuál es el objetivo que usted espera haber alcanzado en ellos?

Dentro del aula existen múltiples personalidades, todos con necesidades diferentes por lo cuál se debe partir de un análisis de cada uno de ellos y poder adecuar el curso a que cumpla con los requerimientos de ellos.

La teoría siempre será la base para el desarrollo del curso, pero lejos de motivar a recitar la misma, mi prioridad va dirigida a la aplicación en diferentes áreas en las cuáles nos desarrollamos. Considero que, de mis cursos, un promedio de un 85% terminan el curso con el objetivo que marco desde el inicio, el cuál es el análisis, que es fundamental para el profesional del área de la Ingeniería.

  1. ¿Tiene algún área que los estudiantes no conozcan, que en cierta forma le ayude a combinar con su profesión y docencia?

Muchos no saben que fui madres desde muy joven, con tan sólo 19 años, pero más allá de eso desanimarme o estancarme, se convirtió en un motor de superación y opté por estudiar Educación en I y II Ciclo, a los años cuando mi hijo creció fue el momento justo para ingresar a estudiar lo que tanto deseaba que era la Ingeniería Industrial y ese esfuerzo y deseos de superación, son los que trato de impregnar a mis estudiantes.

  1. ¿Qué significa para usted la Universidad Americana y sus estudiantes?

La Universidad Americana tiene un gran significado en mi vida, dado que yo soy egresada UAM, volver a la institución como docente es devolverle a la institución lo que yo aprendí en sus aulas y es por lo que cuido la calidad de la enseñanza.

  1. En medio de un mercado tan competitivo ¿cuál sería un consejo de su parte para impulsar a más mujeres, a que estudien y trabajen como Ingenieras?

Es importante no perder nunca el sentido de propósito de la elección de la carrera profesional, en un mercado tan competitivo la actualización y especialización es clave para marcar una diferencia entre los muchos ingenieros industriales, además el desarrollo y capacitación de la inteligencia emocional y las habilidades blandas van de la mano como seres integrales.

Es muy fácil desistir, los obstáculos se encuentran todos los días, pero amar y apasionarse lo que uno hace es la clave para salir adelante, es una carrera muy demandante que requiere de mucho tiempo, quitarse los estereotipos de las culpas, por no estar siempre presentes en diferentes áreas relacionadas con nuestra vida personal, para forjar ese crecimiento de integral.

Andrea Sargent, es un ejemplo del “Jamás te detengás” característico de UAM, ella es un testimonio vivo de que luchar por los sueños, convertirse en una excelente profesional y luego devolver a otros el conocimiento adquirido, es posible.